Transiciones || Por Víctor Alejandro Espinoza

0

Sin referentes

Si algo nos ha enseñado el actual proceso electoral es la pérdida de los referentes ideológicos que le dan identidad a los partidos políticos. Si bien este proceso no es nuevo, no lo había observado con tanta nitidez en el caso de Baja California.

Ya lo he referido en otras ocasiones: los partidos políticos se volvieron “electoreros”, es decir, su único objetivo es ganar posiciones electorales. Y eso no está mal, creo que es parte de la naturaleza de la representación política, ganar las elecciones. Sin embargo, lo que estamos viendo es que es que parece que esto lo quieren lograr a cualquier precio. Para ello, se han movido ideológicamente al centro del espectro político. Dejaron atrás sus referencias a proyectos y principios fundadores. Su discurso se ha vaciado de contenido; por eso efectivamente “todos se parecen, todos son lo mismo”, según la opinión ciudadana.

Señalo algunas de las inconsistencias ideológicas de las últimas semanas. Durante el segundo debate de candidatos a la gubernatura, se les preguntó su opinión sobre los matrimonios igualitarios y el derecho al aborto, entre otros temas. Jorge Hank Rhon, candidato del Partidos Encuentro Solidario (PES), partido que rechaza el reconocimiento de este tipo de derechos, se manifestó abiertamente a favor. Incluso lo ratificó. Sin embargo, la candidata de Va por Baja California, alianza integrada por el PAN/PRI y PRD, María Guadalupe Jones Garay, en el tema del aborto fue ambigua. Dijo que lo mejor era tener instancias gubernamentales para atender a las mujeres embarazadas, que quieran dar a sus hijos en adopción, es decir, que si pero no apoya el derecho al aborto. Y lo digo porque uno de los partidos políticos de la alianza que la postula, el PRD, incluyó entre sus principios el derecho de las mujeres a la libre decisión sobre sus cuerpos, es decir, el derecho a decidir si abortan o no.

En las semanas anteriores, el gobierno encabezado por Jaime Bonilla anunció la expropiación con fines de utilidad pública de un icónico Club Social y Deportivo Campestre, ubicado en una zona privilegiada de la ciudad de Tijuana. En dicho club, la membresía ronda entre 80 y 100 mil dólares. Aproximadamente son 800 acciones, cuyos dueños pertenecen a las familias ricas de la ciudad. La reacción no se hizo esperar. Los agraviados convocaron a una marcha el pasado domingo 2 de mayo. Lo que se pudo ver fue a diversos candidatos que aprovecharon la ocasión para solidarizarse públicamente con los accionistas.

Lo interesante fue que todos los candidatos en los diversos foros se pronunciaron en contra de la medida. Incluyendo a quienes se definen como de izquierda. Y es que la propuesta del gobernador es crear un parque público para el disfrute de los tijuanenses. Los candidatos pensaron más en congraciarse con los accionistas que con los posibles beneficiarios: los pobres de la ciudad. Para los candidatos de izquierda, lo visible son los ricos no los pobres urbanos.

Y es curioso porque todos pregonan que son defensores de la propiedad privada y de los empresarios, “porque ellos crean la riqueza”. Para la mayoría de ellos los trabajadores solo se benefician del capital de sus empleadores. O sea, ninguno tomó nunca un curso de economía política. Todos creen en la filosofía del “echarle ganas” para salir de la pobreza.

Otro ejemplo de que lo que menos importa son los principios: Jorge Hank Rhon se ha manifestado a favor de la cervecera Constellation Brands. Dos reconocidos luchadores en contra de su instalación se han sumado a las filas del PES y apoyado abiertamente a su candidato. Rigoberto Campos González, candidato a una diputación local y la senadora por MORENA, Alejandra León Gastélum, han decidido apoyar a Hank. El primero, quien además se autoadscribió como indígena para lograr la candidatura y la senadora, al no alcanzar la candidatura de MORENA a la gubernatura, se sumaron al PES. Finalmente. Elvira Luna Pineda, quien ha sido candidata de varios partidos, fue obligada a renunciar a la candidatura del PES a la alcaldía de Mexicali. Se dice feminista y hankista y por ello se ha sumado a la campaña del ingeniero. El mismo candidato que inició su campaña diciendo que “las mujeres han dejado de ser inteligentes pues en lugar de que las mantenga el marido ahora quieren trabajar”. Conocidas feministas se han sumado a su campaña. Así la pérdida de referentes en la disputa por los cargos en Baja California.

 

Comentarios
Cargando...
Open chat